Mujeres Vs Zapatos. Quién ganará la batalla

Opinon: Mujeres Vs zapatos

Haciendo la investigación correspondiente puedo elaborar una opinión que refleje mi manera de ver las cosas, sin embargo me interesa explorar la objetividad de la manera más efectiva posible. Entre las cosas que aprendí se encuentra el origen de los zapatos que hoy conocemos como “de mujer”. Aparentemente, en su origen, este tipo de calzado, angosto, más ancho en la punta que en el talón y con un taco de madera considerablemente alto fue creado para tener mayor control y estabilidad a la hora de andar a caballo, incluso en situación de batalla. Por esa época, en los momentos de su origen era algo relativamente experimental, aunque igualmente muy instalado entre los conocedores del tema. Hombres rudos, que luchaban por su país y sus familias, que se imponían con galantería frente a otros hombres que eran más o igual de rudos. Quizá por esa época fue que descubrieron que igualmente este calzado quedaba muy bien, con mucho glamour acompañado de vestidos, quizá con lentejuelas ¿Por qué no?

Crhistian Louboutin
Otro caso similar, donde la indumentaria utilizada por hombres en situación de batalla se convirtió en tendencia, luego en moda para pasar a la historia como un estilo clásico y fundamental en la vestimenta de la mujer: Las hombreras, justamente, como su nombre lo dice era una pieza de indumentaria creada para resaltar los atributos masculinos que connotan fuerza, rudeza, tamaño incluso valentía, porte en general, no solamente para impresionar a las personas que se enfrentan en la batalla o situaciones relativamente cotidianas sino que también para ayudar a motivar a la persona que usa la prenda, para levantar el ánimo y la autoestima. Bajo estos parámetros no es sorprendente que estos objetos de vestimenta hayan superado sus usos originales y hayan pasado a ser representativos de diferentes actitudes, de lo que nos habla la moda es no solamente de la manera en la que somos percibidos y queremos ser percibidos sino que también de cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo queremos percibirnos a nosotros mismos.
Es por eso que aunque el uso original de los elementos que conocemos cotidianamente debemos recordar que cada cosa que nos toca nos pertenece, es nuestra para modificarla y adueñarnos de ellas. Los zapatos de taco, las hombreras, algunos de los más icónicos sombreros, los jeans que originalmente se usaban en lugares de trabajo con condiciones muy duras, o los bronceados que solían significar que al tenerlos se había estado trabajando al sol todo el día, todos estos ejemplos dan cuenta de que la moda, como las mejores disciplinas que conocemos se dedican a contar historias, porque es todo lo que tenemos.

Manolo Blahnik 2016/2017
Manolo Blahnik 2016/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *